¿Cómo ha sido mi experiencia en esta formación de AoH como llamadora?

 

He aprendido, algo fundamental en la práctica del AoH, la importancia de desear, visualizar y mantener un propósito con mente, corazón y voluntad abierta. Todo esto sucedió de manera espontánea o natural durante los meses previos de preparación. Más tarde, durante la formación entendí cuán importante había sido todo esto para que la llamada fructificara.

 

Además quiero mencionar tres cosas que siento que han hecho especialmente potente esta formación.

Empiezo por el equipazo, como comencé a llamarles desde nuestro segundo encuentro virtual. Conseguimos reunir a 3 stewards (las personas que dentro de la comunidad global son consideradas como máximas cuidadoras del AoH)  y 3 host, todas ellas, personas absolutamente comprometidas y excepcionales. Muchas de ellas no se conocían previamente, pero entre todas se fue construyendo un ambiente de confianza y seguridad que permitió avanzar en el diseño de la propuesta con mucha libertad. Fue emocionante para mi sentir cómo todas ellas aportaron pero además también se llevaron importantes aprendizajes!

 

Un elemento clave fue el entorno, convivir durante los tres días de formación host y participantes, en plena naturaleza, en el fértil valle de la Vera, con malísima cobertura de internet y red de móviles. La naturaleza que, como Linda, en su teaching sobre el AoH, nos enseñó, es lo que sostiene desde la parte más profunda del Iceberg las prácticas del AoH. nos ayudó a sentir y vivir la formación al compás del planeta azul que nos sostiene.

 

Y por último, pero no por ello menos importante, el grupo de participantes! Me dejaron la convicción plena de otra máxima del AoH, estábamos los que teníamos que estar. Conformamos el grupo diverso que habíamos deseado, personas vinculadas con la educación, con el mundo empresarial, el activismo social, personas que llegaron desde Portugal, Inglaterra, Paraguay. Y todos ellos de una manera impredecible nos fueron ofreciendo distintos regalos, como el maravilloso big data y poesía a la luz de la hoguera.

 

Podría además mencionar muchísimos más detalles importantes que dieron forma y color a esta formación, como nuestros queridos anfitriones Fernando, Teresa y sus amigas cocineras que alimentaron amorosamente nuestras conversaciones y es que el AoH no es sino una forma de crear y sostener conversaciones que transforman. Por todo ello, ha sido una formación de la que hemos salido bien nutridos!

 

Na mas té

Una iniciativa apoyada por: